Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 1 de abril de 2012

26 Sep. 2011 - (por determinar)

Me sigue pareciendo interesante cómo el tiempo nunca se para, no se da un respiro y evita complicaciones.
Quizá sea el tiempo el perfecto modelo a seguir, quizá deba agarrarme el cuello de la camisa y arrastrarme hacia delante.
Quién sabe, soy muy joven para darme cuenta de algunas cosas, he comprobado. En cambio, observo y rara vez tiendo a idear una superación, mejorar todo lo que veo, comerme el mundo y llenarme de aventuras.
Una y otra vez me paro a escuchar, no soy de hablar. Escucho todas la ideas posibles, escucho todos los finales posibles, pero aún así no se cómo ser yo mismo cuando estoy solo.
Tiendo a levantar el mundo sin éxito, a subirlo y tenerlo en mis manos, pero me pesa demasiado. Pasado, presente y futuro, a cada cual más confuso.
Y tiene gracia, porque desde fuera, leido esto no transimite ni una chispa de intensidad, pero dentro de mi puedo sentir una abromadora niebla que se cierne sobre todas mis metas. Cada persona, cada mente y pensamientos se preocupan por cosas que desde fuera cuesta sentirlas. Empatía.
En fin, desdoblarse para que uno levante al otro es buena idea. Pero, ¿será la niebla disipada en 2 horas? ¿en 2 meses? Y lo que es más importante, ¿volverá?

Aún me sigue pareciendo interesante cómo el tiempo nunca se para.

1 comentario:

  1. Te he echado de menos por aquí, y te equivocas, el texto es realmente intenso, de verdad que sí.

    La empatía, la reciprocidad, el "hoy por tí, mañana por mí"... es tan efímero, tan volátil... aprovecha el presente, es lo único seguro en esta vida.

    Besos grises ;)

    ResponderEliminar

incursiones