Se ha producido un error en este gadget.

martes, 30 de agosto de 2011

Rollercoaster

He de confesar que soy feliz, y me encanta sentirme asi.
Pero durante un año, me he acostumbrado que me repitiera muchas veces esas dos palabras, a algún que otro mensaje sorpresa... Esta costumbre se nota cuando esos momentos cambian, aunque solo haya sido ligero el cambio.
Y es por eso que a veces siento la montaña rusa de la que hablaba ella hace un año, ¿nos habremos intercambiado los papeles? ¿Soy ahora yo el ilegal? ¿John Lennon está vivo?
Misterioiiiouiuuouuous thing!
Y sin embargo, estoy más feliz que una perdiz, es simplemente eso, una percepción.
Qué tontería, se que ella me quiere y que yo la quiero. La pregunta de verdad es, ¿para qué querremos más? (=

Bliss

1 comentario:

incursiones